Cuernavaca, Morelos.- El trabajo dignifica al hombre y don Lauro Flores Arizmendi es un claro ejemplo de ello, pues el es un comerciante de casi 80 años de edad y sigue en pie de lucha vendiendo sus verduras en la nave comercial del mercado “Adolfo López Mateos”, del que es fundador.

Don Lauro es muy querido por sus compañeros; él nos platicó un poco de su vida, y cómo es un día de trabajo: “Yo me levanto diariamente a las cinco de mañana, desayuno y me baño en mi casa, posteriormente, a las seis, ya estoy en el mercado listo para escoger y comprar la verdura lo más fresca posible; de allí me dirijo con la mercancía a mi local que está en el primer pasillo dentro de la nave; después me dispongo limpiar y ordenar mi área de trabajo.  Para mí esto ya es una disciplina que desarrollo a diario”.

Gracias su trabajo, destaca- logró sacar adelante a sus cinco hijos y ahora ya son profesionistas, pero él sigue trabajando pues ama  lo que hace y lo seguirá haciendo mientras Dios le preste la vida. Y agrega entre carcajadas: “Todavía hay Lauro para mucho rato más”.

El amigo don Lauro comentó que él ha luchado mucho para lograr mantenerse vigente como comerciante, y  gracias a su oficio les ha dado todo a sus queridos hijos.

Ahora, este Día del Padre sólo espera abrazarlos y besarlos, pues ellos también ya lo convirtieron en abuelo.

Por: Luis Flores escobedo
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...