Hoy se celebra el Día Internacional del Libro y en México la estadística sobre la lectura de textos impresos de manera física continúa en decremento, contra el crecimiento del consumo de contenidos en plataformas digitales. 

De acuerdo con la actualización del Módulo de Lectura (MOLEC), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el porcentaje de población lectora de libros en formato digital pasó de 6.8 a 21.5 por ciento; los lectores de revistas aumentaron de 2.6 a 21.6 por ciento, y la lectura de los periódicos digitales aumentó de 5.6 a 21.3 por ciento. 

En contraste con los números anteriores, la edición del Módulo, a febrero de este año, reveló que el porcentaje de la población de 18 años y más que dijo haber leído de manera física alguno de los textos anteriores, acumuló una disminución de 9.2 por ciento de 2016 a 2021, al pasar de 80.8 a 71.6 por ciento. 

Oferta ampliada

Para la catedrática de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Lucille Herrasti, especialista en construcción de contenidos, la diversidad de opciones para la lectura en dispositivos tecnológicos no determina en sí la posible desaparición del libro tradicional. 

Más bien, dijo, llegaron para ampliar la oferta para la lectura, un proceso, en el que, igual que en la lectura tradicional, el reto será distinguir los contenidos de buena calidad, de los superfluos, o incluso de aquello que no corresponden a la realidad objetiva. 

La integrante del Instituto de Investigación en Humanidades y Ciencias Sociales, especialista en construcción de significados, indicó que el libro es una herramienta importante como para las y los niños, o cualquier persona, en proceso de aprendizaje y adquisición de conocimientos. 

Pero planteó que no necesariamente es la única opción que las personas tienen para construir significados y saber que una ardilla es una ardilla cuando se la observa. 

“La literatura acelera el proceso de la construcción referencial, pero actualmente la experiencia se puede obtener de muchos lugares, como por ejemplo del cine o de los viajes”, explicó, al señalar que, sin embargo, un libro siempre cumplirá su función cuando no se tengan otras opciones. 

Cómo hacer que las personas lean más

Sobre cómo hacer que las personas lean más, en especial los niños, para aumentar el promedio de lectura, la especialista consideró que en muchos de los casos, el hábito de la lectura proviene del gusto de las personas por leer y en definitiva habrá a quien no le guste, o no le guste la literatura universal y no por ello, dejará de ser una lectora. 

Lo cierto es que el MOLEC de este año refiere que los mexicanos mantienen un promedio de 3.8 de libros leídos al año; una encuesta que por cierto, no ofrece datos desagregados por Estados de la República.