compartir en:

Para gozar de una tarde alegre en la capital morelense, familias y amigos se dieron cita en un restaurante, con el propósito de disfrutar la hora de la comida con platillos ofrecidos a la carta.

Bajo un clima templado, los comensales aprovecharon la ocasión para celebrar cumpleaños, así como reunirse entre amigos y realizar tareas escolares, intercambiando ideas y compartiendo momentos de felicidad.
Tras varias horas de risas y comentarios, algunos de los presentes realizaron un brindis por la dicha de volver a verse y las fotografías para el recuerdo no pudieron faltar. 

Por: Daniel Solano