El 14 de febrero puede ser también una buena oportunidad para que converses con tu pareja sobre cómo andan sus finanzas personales, tal vez pueda ser el momento de realizar algunos ajustes que los ayuden a mejorar su economía o a alcanzar sus objetivos financieros.
 Deben recordar que la relación no sólo se basa en los detalles que ambos se dan mutuamente, sino en el patrimonio financiero que podrán edificar para el futuro.

Determinen sus deberes financieros
Si están iniciando su vida en pareja, es muy conveniente que empiecen por establecer roles financieros. O incluso si ya tienen algún tiempo viviendo juntos, pero no han establecido acuerdos de este tipo, este Día del Amor y la Amistad puede ser un buen momento para hacerlo.
Así tendrán claro quién pagará qué cosa.

Un ejemplo
jUno de ustedes puede pagar la renta, mientras que la otra persona los servicios, o quizá prefieran dividir todos los gastos al 50%. También pueden crear un fondo en conjunto, definiendo la cantidad que cada uno aportará quincenal o mensualmente e invertirlo para un objetivo en común o para disfrutarlo en las próximas vacaciones.

Adopten los buenos hábitos
Si ya lograron establecer buenos hábitos financieros, así como saldar las deudas que tenían pendientes, entonces se pueden enfocar a seguir con estas buenas prácticas y fomentarlas en la relación.
Así podrán enfocarse en los ahorros para el futuro para que cada Día de San Valentín sea un día especial. Pueden considerar abrir un fondo mutuo de ahorro para el retiro, o hacer aportaciones voluntarias a sus Afores, para mayor tranquilidad y seguridad en el futuro de la familia.

Siempre la verdad
Si apenas empiezan a vivir juntos es posible que uno, o ambos, tengan deudas personales anteriores que aún tienen que cubrir y es primordial que sean honestos al respecto con su pareja, pues quizá en el tiempo que les lleve saldar la deuda no podrán cooperar de igual forma en los gastos del hogar.
Asimismo, si de alguna forma recibieron un ingreso adicional deben comunicarlo y no gastárselo o guardarlo sin que su pareja lo sepa. Juntos deben afrontar las deudas, pero también ambos deben saber de los ingresos y gastos del otro.

 

Por: Ddm redacción
[email protected]
Cuernavaca, MORELOS