CUERNAVACA, MORELOS.- La LIV Legislatura ha destinado más tiempo a la polémica que al trabajo legislativo, dijor la representante del Partido Acción Nacional (PAN), Dalila Morales Sandoval, al reconocer que los diputados quedarán a deber a la ciudadanía, al término del primer periodo de sesiones.
Hasta ayer, la legislatura sólo había aprobado dos reformas importantes, a la Ley de la Administración Pública del Estado y a la Ley General de Hacienda, cuyo decreto no ha sido remitido al Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor.
En contraste, las reformas relevantes que los integrantes del Congreso se comprometieron a impulsar continúan en comisiones.
La diputada señaló que no ha concluido el periodo de 60 días que la Ley Orgánica del Congreso marca para que las iniciativas sean dictaminadas y presentadas a votación.
Sin embargo, agregó que hay preocupación por las enmiendas a la Constitución, que requieren el voto de los ayuntamientos, pues la Legislatura no encontró eco en los alcaldes salientes para que garantizaran su voto, y ahora, dependen de la entrada en funciones de los nuevos ediles para iniciar el cabildeo, y esto aplazará el proceso.
Una de esas reformas es la del presupuesto de la Universidad Autónoma del Estado, refirió.
La diputada reconoció que la mayoría de los legisladores se han ocupado de asuntos políticos y de la confrontación.
Primero por la Ley de la Administración Pública, después por la solicitud de prórroga y ahora por los fiscales.
La panista consideró que en este primer periodo los diputados quedarán a deber a los ciudadanos y deberán hacer un alto para reflexionar y encauzar la ruta durante el segundo periodo de sesiones, a partir de febrero de 2019.

"Me queda claro que este primer periodo va a ser muy complicado y que le quedamos a deber mucho a los ciudadano.” Dalila Morales, diputada del PAN

 

Por: Antonieta Sánchez / [email protected]