compartir en:

México.- A medida que las empresas adoptan “Internet de las Cosas” (IoT) aumenta su vulnerabilidad, ya que la proliferación de nuevos objetos conectados multiplica los ataques a redes y datos críticos, advirtió el Reporte de Amenazas 2017 de Darktrace.

De acuerdo con el estudio de la empresa de soluciones de ciberseguridad, las organizaciones suelen tener grandes dificultades para visualizar estos puestos remotos ocultos de sus redes.

Expuso en un comunicado que a medida que avanza la tecnología, el mundo cibernético se moderniza y agiliza, además surge una amplia variedad de amenazas y anomalías cada vez más complejas.

Para la firma, otros de los riesgos es que la actividad de infiltrados es cada vez mayor, dichos incidentes no son maliciosos; sin embargo, el incremento de la digitalización de los procesos diarios de trabajo implica que los usuarios legítimos de la red puedan exponer datos y sistemas a vulnerabilidades significativas.

A su vez, la automatización de la producción de malware significa que los atacantes pueden generar y propagar software malicioso "a la velocidad de la luz", superando todos los esfuerzos que hacen los equipos de seguridad humanos para identificar y bloquear nuevas variantes de amenazas.