La Secretaría de Gobernación (Segob), difundió a la población las “Medidas de autoprotección ante el embate de ciclones tropicales”, cuyo mayor impacto, dijo, se presentan los meses de septiembre y octubre.

En el documento de 35 cuartillas que subió este martes a su página oficial, se presenta a la población los pasos a realizar en un simulacro para casos de emergencia o desastres.

Ente ellos, imaginar algunas situaciones de emergencia probable en el hogar y/o localidad, fijar responsabilidades a cada uno de los miembros de la familia, emitir voz de alarma e interrumpir inmediatamente las actividades y desconectar los interruptores de gas, electricidad y agua que estén funcionando.

Además, recorrer las rutas de evacuación correspondientes, conducirse con orden, esto es, no correr, no empujar y no gritar, llegar al punto de reunión convenido, revisar que nadie falte y que todos se encuentren bien y, finalmente, evaluar los resultados y ajustar los tiempos y movimientos.

La dependencia, a través del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), recordó que los ciclones tropicales se clasifican en tres etapas de acuerdo con la velocidad de sus vientos máximos:

Depresión tropical, cuando sus vientos son menores a 63 kilómetros por hora, tormenta tropical, que comprende vientos entre 63 km/h y 118 km/h y huracán, al presentar vientos con una velocidad mayor a los 118 km/h.

En esta última etapa se generan los efectos destructivos, al provocar vientos fuertes, lluvias torrenciales, marea de tormenta y oleaje altos.

Mediante su página oficial, la dependencia destacó que algunos de los daños que pueden causar los ciclones tropicales son de carácter material, como daños a casas móviles, señalizaciones débiles, árboles, arbustos e inundaciones en caminos y carreteras.

Además, las intensas precipitaciones que los acompañan generan un incremento en el nivel de los ríos, hasta llegar al desbordamiento de éstos, y por lo tanto, provocan inundaciones en las zonas bajas o de planicie.

Estas precipitaciones también pueden provocar inestabilidad de laderas, así como oleaje y la marea de tormenta altos ocasionan penetraciones del mar, que se traducen en inundaciones costeras, añadió.

Ante el embate de un fenómeno hodrometereológoco recomendó a la población, ubicar en un croquis los lugares destinados como refugios temporales.

Y preparar en una mochila, documentos importantes, directorio de familiares, escuelas, servicios de emergencia y Protección Civil; víveres enlatados, además de agua embotellada para dos días, botiquín, herramientas para reparaciones de emergencia, radio y linterna con pilas.

La dependencia sugirió también reparar techos, ventanas y paredes para evitar daños mayores y guardar fertilizantes e insecticidas en lugares a prueba de agua.

Otra medida es mantener limpia la azotea, los desagües, las coladeras y las alcantarillas.

El documento completo se puede consultar en la página http://www.cenapred.gob.mx/es/Publicaciones/archivos/129-FOLLETOCICLONES...

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...