compartir en:

La salud bucal es básica para poder alimentarse, lo que es de gran relevancia en los pacientes adultos mayores con diabetes, ya que si existe malestar o dolor en la boca, tal vez no puedan comer y ésta es una de las peores situaciones que le pueden ocurrir a un diabético, ya que un buen control de la glucosa depende del equilibrio entre la alimentación y la insulina disponible, por lo que es esencial mantener una buena salud bucal.
Los pacientes con diabetes no tratada o mal controlada presentan una disminución de la resistencia de los tejidos, que aunado a una deficiente o nula higiene de la cavidad bucal, ocasiona alteraciones en las estructuras del aparato estomatológico, por lo que el cuidado de la salud oral basado en la prevención es crucial en estos pacientes.
Las manifestaciones bucales que se presentan con mayor frecuencia son las de origen periodontal que en sus etapas iniciales son prevenibles y reversibles. El riesgo de infección, enfermedades de la encía y otros problemas de la boca se pueden minimizar teniendo una buena higiene bucal y controlando el nivel de glucosa en sangre.
En un paciente con diabetes bajo control no existe restricción alguna en la extensión del plan de tratamiento odontológico y pueden ser tratados igual que los pacientes no diabéticos, los procedimientos deben ser breves, atraumáticos y con el menor grado de estrés posible.
Una buena salud bucal redundará en claros beneficios para el estado general del paciente con diabetes. La salud bucal es un componente importante que no puede separarse de la salud general del paciente por lo que el odontólogo y el médico trabajarán estrechamente para procurar una mejor calidad de vida de los pacientes adultos mayores con diabetes.
La diabetes se considera un problema de salud pública por su alta prevalencia y por el alto costo humano y económico que representa. Se ubica como el primer lugar de mortalidad en nuestro país y como la principal causa para la amputación no traumática de miembros inferiores y de otras complicaciones como retinopatía, insuficiencia renal, además de manifestaciones bucales
Independientemente del tipo de diabetes, es importante que el odontólogo oriente al paciente sobre la interrelación entre la enfermedad sistémica y la salud bucal, de tal manera que los pacientes comprendan que la diabetes puede aumentar la intensidad de las enfermedades bucales, y que la desatención a la salud oral y el desarrollo de infecciones puede complicar el tratamiento de la enfermedad.
Programa de Salud Bucal/ CENAPRECE

Incidencia
Más de 347 millones de pacientes con diabetes en el mundo.

7ª causa de muerte mundial
6° lugar tiene México en población con diabetes