El artista cubano Luis Miguel Valdés invitó a distinguidas personalidades de Cuernavaca para dar a conocer su mural que lleva por nombre “Sinfonía la Siempre Habana”, dentro del taller de su amigo escultor Víctor Hugo Núñez. 

Al entrar al recinto todos quedaron sorprendidos con la magnitud de la pieza, la cual se destaca por ser un homenaje a la capital de la República de Cuba con distintos puntos de la ciudad que la representan. Está hecha de carbón sobre tela con una dimensión de 3.00 x 10.00 metros. 

El anfitrión firmó una edición en serigrafía de la imagen del cuadro para aquellos admiradores de su labor como promotor y difusor del grabado en México, su tierra natal y otros países.  

Como símbolo de agradecimiento, los organizadores realizaron una taquiza para que los asistentes pudieran convivir con Luis Miguel, con el objetivo de conocer su desarrollo creativo.

Por: Alfredo Valdez

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...