Cuernavaca, Morelos.- Con la finalidad de detectar focos rojos en materia de inseguridad, la regiduría de Equidad de Género del municipio y varios colectivos de mujeres, elaborarán un mapa de las zonas que se han convertido en un riesgo para las féminas.
Luego de realizar una caminata nocturna de exploración, encabezada por el Colectivo Multidisciplinario La Palabra Labra, para detectar espacios en oscuridad que puedan resultar riesgosos para las mujeres víctimas de algún delito sexual o acoso, presentaron los resultados a la regidora, Anayeli Rodríguez Gutiérrez.
Por lo anterior, se va a generar con los resultados obtenidos un mapeo de las calles que no cuentan con luminarias y trabajar entre ambas partes para inhibir los delitos en contra de las
mujeres.
Los colectivos de este sector se han manifestado y están buscando junto con el Ayuntamiento crear una Ciudad Segura, “me han facilitado información de las calles que están consideradas como focos rojos y que están obscuras”.
El tramo que analizó el grupo de mujeres, comprendió desde la Glorieta del Niño Artillero hasta el Calvario, se recorrieron 3.63 kilómetros de los cuales 1.3 se encuentran en situación de oscuridad total o parcial, es decir, el 36 por ciento, que se traduce en 21 luminarias apagadas.
Por lo anterior, y en base a los testimonios que recabaron las mujeres, se solicitó el apoyo del Ayuntamiento a través de la regiduría de Equidad de Género, por lo que se acordó, atender la falla de servicio de alumbrado con el apoyo de la Secretaría de Servicios Públicos.
Rodríguez Gutiérrez adelantó que tras conocer el ejercicio que se realizo a través de este colectivo, se iniciarán las mesas de trabajo para generar un mapeo en toda la ciudad, y trabajar en los focos rojos detectados y rehabilitar el servicio de alumbrado público.

21 luminarias apagadas de la Glorieta del Niño Artillero hasta el Calvario.

"Me han facilitado información de las calles que están consideradas como focos rojos y que están obscuras.” Anayeli Rodríguez Gutiérrez, regidora de Cuernavaca.

Por: CARLOS SOBERANES
[email protected]