compartir en:

Es la primera vez que Advanced LIGO y Virgo colaboraron en la detección de una nueva onda gravitacional.

Es la cuarta vez que se detecta una señal de este tipo, después del hallazgo de una primera onda en febrero de 2016, la segunda en junio del año pasado y una tercera en el verano del 2017.

La cuarta señal, procede de la colisión de dos agujeros negros. Esta observación de produjo el pasado 14 de agosto, cuando los detectores de Advanced LIGO y de Virgo, ‘escucharon’ esta nueva onda gravitacional. Esta onda se originó en los momentos finales de la fusión de dos agujeros negros, los cuales presentaban masas de 31 y 25 veces la masa del sol.

Este anuncio ha tenido lugar días antes de que la Real Academia de Ciencias de Suecia difunda los ganadores del Premio Nobel de Física del 2017. Los científicos que descubrieron esta nueva onda suenen con fuerza como posibles candidatos al Nobel.