Cuernavaca, Morelos.- El 14.7% de los bebés del estado de Morelos nacen con intoxicación por plomo, es decir, con niveles iguales o superiores a 5 microgramos de plomo por decilitro de sangre (μg/dL), reveló un estudio desarrollado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en colaboración con la Secretaría de Salud de Morelos.

El artículo, publicado en la revista Salud Pública de México, y en el portal del INSP, también encontró que la situación se agrava entre los residentes de los municipios más marginados del estado, donde la prevalencia de intoxicación por plomo al nacimiento alcanza el 22.2%.

En este grupo poblacional coexisten deficiencias de micronutrimentos, como calcio y hierro, que favorecen la asimilación del plomo y potencian su efecto tóxico.

Los efectos de la exposición a plomo están bien documentados. Entre los niños, concentraciones de plomo en la sangre arriba de los 5 μg/dL se han asociado con una disminución de hasta 6.9 puntos de coeficiente intelectual, menor rendimiento académico, trastornos relacionados con la atención y problemas de comportamiento, mientras que el mismo nivel de plomo en las madres se asociado con menor crecimiento fetal y aumento del riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro.

Además, el plomo puede afectar la maduración sexual en adolescentes y niños, y en niveles mayores a los 10 μg/dL puede ocasionar disminución de la audición y de la función renal. Sin embargo, incluso concentraciones menores a los 5 μg/dL conllevan riesgos.

Para la Dra. Mara Téllez Rojo, investigadora del INSP y quien encabeza el estudio, los niveles encontrados son muy importantes, ya que “tienen efectos que pasan desapercibidos por el sistema de salud, por lo que es urgente emprender acciones para reducir la exposición a plomo en la población general y medir los avances en la reducción de los niveles de plomo en sangre”, aseguró.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...