compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- “Chicle”, no es precisamente la goma de mascar patentada en 1869 por William F. Semple y modernizada por Thomas Adams, en Morelos es la marca que Julio César González Mendoza y un grupo de amigos dieron a la idea de combinar el diseño gráfico con el skateboardign, el monopatinaje, o en la jerga coloquial, patinetos.
La palabra define para ellos cuatro años de lo que inició como aventura, o casi un juego.
Sobre las llantas de la delgada tabla para patinar deslizaron la idea de crear una marca de skate local, con productos para un mercado específico y valor agregado: el diseño.
“Marcar imagen sin necesidad de que sea la que promueven los grandes emporios comerciales”, resumió Julio César González Mendoza, diseñador gráfico, licenciado en artes, con especialidad en producción audiovisual, también amante del skate, y ahora empresario.
Tiene 30 años y hace dos participó en la primera convocatoria que el Instituto Nacional de Economía Social (Inaes) abrió para apoyar a jóvenes.
Las reglas de operación del Inaes no son las de las instituciones que ofrecen crédito para incentivar a los jóvenes a emprender sus propios negocios, porque más que financiamiento, el proyecto de Julio César recibió un apoyo que le permitió darle formalidad a su idea de negocio; cumplió con el proceso de incubación y ahora se encuentra en la etapa de consolidación y expansión.
Se hallan en Tejalpa, Jiutepec, con tan buenos resultados en el mercado local, que de sólo vender playeras en algodón, estampadas con diseños únicos, ya incursionaron con chamarras, bermudas, petacas y otros accesorios para los skatos, aunque los que menos las compran son los skatos, reconoce su creador.
“A partir del apoyo nos formalizamos y la idea que –como jóvenes rebeldes y alternativos- teníamos de las instituciones cambio totalmente porque dimos pasos agigantados después del crédito”, confiesa.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]