Cuernavaca, Morelos.- “La cocina también genera turismo”, afirmó ayer el chef argentino Emiliano Schobert, candidato a participar en el mundial gastronómico Bocuse d’Or, a alumnos de Gastronomía de escuelas públicas y privadas, al compartir su experiencia como cocinero.
Schobert señaló que en Morelos y México los profesionales de la cocina tienen sinfín de productos de alta calidad que son magníficos para ser transformados y deleitar los paladares más exigentes.
Dijo que ganar el concurso más importante de gastronomía en el mundo es muy difícil, pero quienes lo logran es para sí y para el país del que son originarios.
“Entonces, ese lugar empieza a ser del interés de los turistas o se posiciona aún más, como ha sido el caso de Inglaterra o los países escandinavos, que han dominado la competencia”.
Agregó que, en la cotidianidad, la cocina debe ser honesta, no importa el lugar que alguien elija para comer, quien prepare el alimento debe hacerlo con el mismo rigor que lo prepararía para su hijo.
En el seminario, que se tituló “Armado de platillo para concurso”, Emiliano Schobert destacó que en los últimos años se ha puesto más atención a la presentación de los platillos, incluso, se ha dado por denominarle “arte”, pero consideró que la cocina no es un arte y no todos pueden ser artistas.
“Los cocineros y su equipo están llamados a trabajar de forma integral, de tal manera que lo que hagan durante el proceso se refleje en el resultado final, no sólo en la presentación, sino en el sabor”, finalizó.

Antonieta Sánchez
[email protected]