Durante los festejos decembrinos se incrementan los índices de ‘depresión navideña transitoria’, después, las personas se recuperan y continúan con su vida diaria.
La Secretaría de Salud refiere que en esta época la mayoría de las personas hace una valoración de logros y fracasos, y en muchas ocasiones consideran que el balance fue negativo, y es la población adulta la que se enfrenta a esta etapa de vulnerabilidad debido a la jubilación, la falta de actividad, abandono así como por el recuerdo con frecuencia de la ausencia de seres queridos.
Por ello, un factor de prevención es manejar las fechas festivas como cualquier otra sin añadir un valor, no esperar que durante diciembre se resuelva la vida, ni encontrar la armonía al cien por ciento, mantener una buena relación en el trabajo, pareja y con la familia   
La institución recomendó a la población observar comportamiento depresivo después de la Navidad, y de ser necesario que la persona afectada acuda al médico para que se le haga un diagnóstico oportuno, pues en ocasiones, toman salidas falsas como el consumo de alcohol o drogas y en un caso extremo, se llega a la idea suicida.

"Es importante tener en consideración algunos de los síntomas de la depresión como repentino cambio de conducta, aislamiento, irritabilidad, no cambiar de rutina o pérdida de peso.” Raymundo Calderón, director de Psicología la UVM

Después de diciembre
Observar:
Alteración del sueño
Cambios de conducta: desinterés, pesimismo, dormir demasiado y falta de ganas de salir con los amigos.
Es importante acudir al médico cuando, el paciente además prefiere alejarse y estar solo.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...