compartir en:

En relación con versiones sobre la supuesta tortura a un imputado tras el homicidio de dos hombres en la colonia Antonio Barona de esta ciudad, hechos suscitados la tarde del pasado viernes, se precisa lo siguiente:

La Fiscalía General del Estado observa invariablemente el debido proceso en lo referente al respeto a los derechos humanos de los detenidos y procesados.

Las personas puestas a disposición de este representante social son siempre certificadas médicamente.

En el caso en mención, a su ingreso a esta Fiscalía, uno de los tres detenidos informó al visitador y a su defensor que padecía un dolor en un brazo.

El médico legista se presentó a hacer la valoración correspondiente. Sin embargo, la persona se negó a ser revisada, hecho que obra en la carpeta de investigación.

Ante el aviso de que al detenido le seguía aquejando el dolor, se solicitó una segunda revisión la cual fue aceptada. El perito determinó el envío de esta persona al Hospital General Dr. José G. Parres, donde fue atendida y dada de alta con el diagnostico de una posible fractura, sin que el médico de dicho nosocomio considerara que ameritaba mantenerlo en dicho lugar.

De regreso en la Fiscalía, la defensa del referido insistió en que la molestia persistía y el agente del Ministerio Público, conforme a derecho, determinó que era necesario llevarlo por segunda ocasión al hospital, donde fue atendido nuevamente. Esto coincidió con la presentación ante la Justicia Oral de los detenidos.

Cabe precisar que durante el desahogo de la audiencia de Control de Detención, Formulación de Imputación y Medidas Cautelares, el Juez de Control calificó como legal la actuación de las autoridades. Ninguno de los hoy imputados o su defensa hizo manifestación alguna sobre presuntas agresiones por parte de elementos policiacos de ésta o de alguna otra dependencia, ni sobre una posible violación a sus derechos humanos, según consta ante la autoridad judicial.