compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Juana Ocampo Domínguez, designada ayer por el Congreso como presidenta municipal sustituta de Temixco, aseguró que está preparada para el cargo y expresó que “no tiene miedo” de asumirlo, luego de que su hija, la presidenta electa, Gisela Mota Ocampo, fue asesinada a unas horas de haber protestado el cargo, en enero de 2016.

Ocampo Domínguez obtuvo votación unánime de los miembros de la LIII Legislatura, que ayer realizaron un periodo extraordinario de sesiones para pronunciarse sobre la terna que el Ejecutivo remitió el 8 de agosto, en un asunto que, políticamente, ya había sido acordado a su favor, entre los grupos internos del PRD.

Fue designada para completar el trienio actual, desde ayer 11 de agosto, hasta el 31 de diciembre de 2018. 

En enero de 2016, tras el crimen de Gisela Mota, los perredistas de Temixco libraron una pugna debido a que el grupo que impulsó y trabajó en el proyecto de Mota Ocampo reclamó para “Juanita”, el cargo de alcaldesa suplente, a pesar de no haber participado como tal en la elección.

El 28 de ese mismo mes y año, el TEPJF falló a favor del derecho de Irma Camacho de ocupar el cargo de alcaldesa suplente; tras su fallecimiento, el 18 de junio de 2017, Ocampo Domínguez -presidenta del DIF- se perfiló como la candidata “natural”, y así lo manifestó por anticipado el presidente del PRD, Rodrigo Gayosso Cepeda.

La ahora presidenta municipal sustituta, Juana Ocampo, expresó que no tiene miedo de retomar el proyecto que su hija ofreció en campaña, pero aceptó que pedirá ayuda al gobierno estatal, sobre todo en materia de seguridad.

Dijo que revisarán el trabajo que se hizo en el periodo de Irma Camacho para dar continuidad o reencauzar lo que se requiera.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]