compartir en:

Dallas.- Un juez federal desechó hoy una demanda interpuesta en 2016 por profesores de la Universidad de Texas, en contra de una ley que permite portar armas en los campus de las universidades públicas de la entidad.

Los demandantes, asimismo, argumentaban que el estatuto “amenazaba” su libertad de expresión y de cátedra.

El juez Lee Yeakel, de la Corte Federal para el Oeste de Texas en Austin, desestimó la demanda al sostener que los profesores no pudieron demostrar una lesión real por la promulgación y entrada en vigor de la ley en agosto pasado.

Yeakle dictaminó también que los profesores no pudieron probar cómo la supuesta lesión está relacionada con el procurador general de Texas o los funcionarios de la Universidad de Texas, que son los acusados ​​en la demanda.

La ley autoriza a los estudiantes traer armas al campus y a las aulas. La ley es impopular en el campus de la Universidad de Texas en Austin, la principal, universidad pública de la entidad.

Cientos de estudiantes de la Universidad de Texas en Austin participaron el año pasado en una manifestación de protesta contra el estatuto atando a sus mochilas juguetes sexuales como “consoladores”, artículos que a diferencia de las armas, no están autorizados a portar en esa casa de estudios.

El procurador general de Texas, Ken Paxton, celebró este viernes el fallo del juez federal. “La decisión de la Corte hoy es el resultado correcto", dijo Paxton en un comunicado.

"El hecho de que a un pequeño grupo de profesores no les guste una ley y especulen sobre un efecto escalofriante no es una base válida para dejar a un lado la ley", indicó.