Era justamente la 1 15 p.m del 19 de septiembre, iba manejando de Las Vegas hacia Los Angeles, California,  cuando de repente recibo una llamada desde la Ciudad de México, me notificaban que recién había temblado y que algunos edificios se habían colapsado, fue horrible escucharlo!

Tan pronto tuve oportunidad hice una parada   y  con insistencia llamaba a mis familiares en Cuernavaca debido a que el sistema de comunicaciones estaba prácticamente saturado.

Gracias a Dios logré hablar  con mi familia y poco a poco nos fuimos  enterando de los graves daños ocasionados a nuestro bello estado de Morelos.

Me dolió mucho  todo lo que estaba pasando en mi tierra, era  algo difícil de creer, todos los canales de televisión en Estados Unidos interrumpieron la programación normal para informar sobre el desastre, con mucha tristeza y lágrimas en los ojos veía esas desgarradoras imágenes que mostraban edificios derrumbados y el caos tan terrible vivido que paralizó a México  por completo.

Los planes originales que tenía contemplado  llevar a cabo en la ciudad de Los Angeles cambiaron completamente debido a los sucesos, e inmediatamente convocamos  a una reunión extraordinaria con miembros del Comité Directivo de la Confederación Internacional de Morelenses para enfocarnos e implementar distintos planes de apoyo en beneficio de nuestras hermanas y hermanos que fueron afectados por el sismo en el estado de Morelos.

Clubes y Asociaciones conjuntamente con la Confederación Internacional de Morelenses continuamos con la importante labor de ayuda.

Ya hemos estado  enviando víveres desde la Unión Americana y también promovemos actualmente una campaña de donaciones monetarias a través de la Cruz Roja Internacional Delegación Cuernavaca, gracias a la Asociación Civil, Identidad Morelos que  colaboró para hacer el enlace con su Delegado con sede en Cuernavaca.

Un agradecimiento muy especial a los miembros de nuestro Comité Ejecutivo de la Confederación Internacional de Morelenses por sumar esfuerzos durante estos tiempos difíciles que nos deja este devastador terremoto en territorio Tlahuica.

Primo Antonio Sánchez, Fermín Gildardo Castro Zavala, Elena y Arturo Uriostegui, Guadaluoe  Chávez, Jasmine y Jason Phelps, Javier Moyado, Alejandro Pérez, Antonio Salinas, Martha Saldaña Cesar Salgado  y Manuel Torres, muchísimas gracias por su incansable, valiosa e importante colaboración.

Dios bendiga a nuestro estado de Morelos y a nuestras familias.