compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- El uso indiscriminado del agua para otras cosas que no sean el consumo humano y los movimientos sísmicos contribuyen a que manantiales, como el de El Túnel y los pozos puedan dejar de llevar agua a los hogares de la población, en este caso de la capital.
Así lo dio a conocer José Antonio Mac Kinney, encargado de la Dirección Operativa del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), quien cuenta con 48 años de experiencia en materia de bombeo de agua, aunque a Cuernavaca llegó hace tres meses.
“El Túnel ofrecía 363 litros por segundo, el 19 de febrero, con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), observamos que el caudal  sólo nos daba 48 litros por segundo, y hoy vemos que ha disminuido a 40 sobre la regleta que tenemos en el canal, es decir, un poco más del 10 por ciento de ese aforo”, señaló.
Así lo comentó, durante un recorrido que Diario de Morelos realizó por el manantial, que se considera proveedor de agua para un cuarto por ciento de la población, y que muestra un descenso en su llegada del líquido.
Las causas, dijo, se deben a que el fenómeno de El Niño no permitió lluvias copiosas durante el 2015, por lo que no se llenaron los mantos acuíferos, lo que está provocando para este 2016 el descenso en el caudal, por lo que hizo un llamado a reforzar el cuidado del agua.
Aunque en su exterior, las hojarascas cubren parte del andador y los equipos muestran un considerable deterioro, al interior del Túnel se puede observar que el agua luce limpia y las instalaciones también, pero el canal que la traslada se ha visto disminuido en caudal.
La mejor muestra se puede observar ya en la parte posterior del Túnel, donde tres tuberías que distribuyen el agua potable a distintas zonas del Centro de Cuernavaca, apenas están recibiendo el agua, lo que, señaló el director operativo, no permite que llegue con la presión requerida para una distribución normal.

Las reservas. Con un poco más del 10 por ciento de aforo está el manantial de El Túnel, y con la temporada se prevé baje más.

"En el año 2015, las lluvias no fueron copiosas, por esa razón los mantos acuíferos no se cargaron, y ahora se está notando la baja de ese caudal.” José Antonio Mac Kinney, Dirección Operativa SAPAC

Recorrido. En su interior el agua luce limpia, pese a lo deteriorado del equipo.

 

Por:  Rogelio Ortega  /  [email protected]