compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El Subsecretario de Gestión Ambiental del Estado de Morelos, José Iván Fernández Galván, rechazó que los residuos provenientes de la Ciudad de México, depositados en el relleno sanitario La Perseverancia, de Cuautla, hallan causado daños al medio ambiente como aseguraron algunos ambientalistas en días pasados.
Lo anterior luego de que ambientalistas de Morelos argumentaran que las 9 mil 389 toneladas de desechos provenientes de la capital del país, depositadas en La Perseverancia, causaron daños a los mantos freáticos y el escurrimiento de los residuos iría directo al suelo, contaminando pozos de agua potable cercanos.
“Para poder hacer un juicio de valor que se afectaron mantos freáticos, es un tema delicado, se necesitan investigaciones de mecánica de suelo, estudiar la cantidad de residuos, humedad, etc, para poder determinar una situación así”, precisó el subsecretario de Gestión Ambiental.
Indicó que se estuvo pendiente de cómo se quitaban esos residuos y se ponían en una celda, descartando que a cierta profundidad hubiera humedad y que de acuerdo con las inspecciones no hubo tal percolación de lixiviados que causaran alguna filtración a los mantos freáticos.
Reconoció que lo que sí generó el acopio de esos residuos, fue un caso vial, afectando a la Central de Abastos y al servicio de transporte público, esto debido a la cantidad de camiones que trasladaron la basura.
Mencionó que hay una báscula para pesar la cantidad de residuos que llegan, lo que orilló a que se hiciera un congestionamiento vial, por lo que se tuvo que tomar la decisión de poner una cantidad de residuos fuera de una geomembrana, que es lo que manifiestan las organizaciones.
“Esto no quiere decir que fuera de la geomembrana sea suelo directo y se vaya a percolar todos los lixiviados y se contaminen los mantos freáticos, esta celda donde se pusieron una parte de los residuos fue en un suelo previamente preparado para evitar que se percolara”, afirmó.
Mediante una evaluación se determinó que no hay ninguna afectación a los mantos freáticos, ya que los residuos no estuvieron expuestos durante días o meses a lluvias y vientos que causaran una percolación.
Comentó que si La Perseverancia hubiera incurrido en esos actos sin justificarlo por una contingencia, se hubiesen tomado medidas de acuerdo a los parámetros que la ley marca para la clausura de un relleno. 

Capacidad
El relleno sanitario La Perseverancia tiene capacidad de recibir de 2 mil a 3 mil toneladas de basura diarias, de acuerdo a su maquinaria, geomembrana, estructura y su personal.

 

Por:  GUILLERMO TAPIA  /  [email protected]