compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Luego de una larga etapa de retiro profesional, el reciente sábado 28 falleció el destacado escultor Humberto Peraza Ojeda, a los 90 años de edad, en su casa de descanso de Cuernavaca.
El maestro Peraza, originario de Mérida, Yucatán, se casó con Angelina Ávila Montoya en 1954 y se tituló como escultor en la Academia de San Carlos, de la UNAM, en la Ciudad de México.
Durante su prolífica carrera fue ganador de concursos nacionales de escultura y recibió reconocimientos internacionales por la calidad de su obra, la cual consta de más de 5 mil esculturas en bronce y monumentos instalados en México y fuera del país.
De su obra monumental destaca la figura de 10 metros del General Lázaro Cárdenas, en Ciudad de México, y el Abraham Lincoln, de similares dimensiones, en Tijuana, Baja California.
Otros trabajos destacados son el ecuestre del General Joaquín Amaro, junto al Auditorio Nacional; el emblemático León en bronce que corona el Arco de la calzada símbolo de León, Guanajuato, y el Nezahualcóyotl, en el municipio del mismo nombre, del Estado de México, además, de su obra en Cáceres, España.
Realizó los denominados “Encierro” de Ciudad Juárez y Tijuana; el Cantinflas Torero, dentro de la Plaza de Toros México, en coautoría con su hijo Sergio, y las estatuas dedicadas al músico poeta Agustín Lara, en Tlacotalpan, Veracruz; Los Ángeles, California; La Habana, Cuba, y Madrid, España.
El arte del maestro Peraza se manifestó también en piedras talladas, cuadros al óleo, grabados en metal y el importante libro “La Tauromaquia de Peraza”.
Realizó más de 3 mil minutos en televisión como comentarista de arte, y fue catedrático de la UNAM durante 23 años.
Le sobreviven sus cuatro hijos: Patricia, Humberto, Lupe y Sergio.

Por:  DULCE ALÓS *   /  [email protected]

*Colaboradora huésped