Por atender a grupos que abanderan presuntas causas sociales la Comisión Estatal de Seguridad Pública se ve en la necesidad de bajar la guardia y distraer recursos, por lo tanto los policías no se pueden dedicar a salvaguardar la integridad de los ciudadanos, lo que habría derivado en el asesinato de dos uniformados en Zacatepec.
Ayer el titular de dicha dependencia, Jesús Alberto Capella, hizo referencia al connato de violencia que se registró el lunes en las instalaciones de Casa Morelos entre policías e integrantes del Frente Amplio Morelense y por el cual Javier Sicilia acusó al gobierno de reprimirlos.
“Lamento profundamente que al amparo de presuntos hechos que abanderan presuntas causas sociales, obligue a esta institución a bajar la guardia, a tener que enfrentarnos a personas y a grupos que abanderan presuntas causas que no son parte definitivamente del sentir de la mayoría de las y los morelenses”, afirmó.
Dijo que los hechos ocurridos el lunes haciendo alusión  al momento en que Sicilia y sus acompañantes confrontaron a los uniformados y a empujones rompieron el cerco de seguridad en los arcos de Casa Morelos en el que supuestamente fue “golpeado”, es una muestra de la distracción que se genera.