CDMX: Una conductora del servicio de taxis por aplicación, Uber, desapareció desde la madrugada del domingo, mientras se encontraba brindando servicio.

La víctima, de nombre Claudia Matilde Espinosa Puegeros, originaria de Cuautitlán Izcalli, salió a trabajar en el automóvil Chevrolet Sonic de color blanco.

Posteriormente, su hija al notar que Claudia no regresó y que su celular se encontraba apagado, contactó a Uber, quienes le proporcionaron la información de sus viajes recientes; el último registro de su ubicación fue en Santa Martha Acatitla cerca de las 4 de la madrugada, en un viaje que concluiría en Cuautitlán Izcalli; no obstante, el servicio fue terminado instantes después de realizarlo, marcando una tarifa de 39 pesos.

El rastreo de su celular confirmó que Claudia Matilde estuvo en Santa Martha, pero marcaba su última ubicación en la Ciudad de Puebla, Puebla. 

Luego de que contactara a los dueños del vehículo, en el cual su madre trabajaba como conductor asociado, estos lo rastrearon con ayuda del GPS y lo encontraron abandonado en la calle Lorenzo Bouturini en la alcaldía Venustiano Carranza.

"Dentro del auto, estaban las cosas de mi mamá, su mascada, su bolsa, sus cigarros y sus pulseras; ella nunca se las quita", detalló la hija de Claudia.

Hasta el momento se desconoce su paradero, pese a que los datos indican a un posible secuestro, su hija detalla que no han recibido algún mensaje para su rescate y que permanece buscando en las semefo de la Ciudad y Estado de México, pero sin obtener resultados.

"Voy a seguir buscando, tengo que hacerme pruebas de ADN para que los peritos puedan buscar pistas después de que revisen el carro", añadió.