compartir en:

El liderazgo de la minoría demócrata del Senado de Estados Unidos denunció hoy la puesta en marcha, por parte de la administración del presidente Donald Trump, de un “plan de deportación masiva” contra millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Aunque el Departamento de Seguridad Interna (DHS) negó que sus nuevas directrices migratorias conduzcan a realizar redadas, la Casa Blanca estimó que al menos un millón de inmigrantes indocumentados podrían ser deportados del país bajo las reglas actualizadas.

“No importa cuánto lo nieguen, está claro que la Casa Blanca está poniendo en marcha un plan de deportación masiva, instruyendo a los agentes de inmigración a que detengan y rápidamente deporten a cualquier inmigrante indocumentado”, deploró el líder demócrata en el Senado, Charles Schumer.

El DHS amplió la lista de inmigrantes indocumentados, cuya detención y deportación será prioritaria bajo la orden ejecutiva de Trump y a ejecutarse por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

La lista incluirá a indocumentados acusados de cualquier delito que no haya sido resuelto; los que haya cometido actos que constituyen un delito que puede ser encausado penalmente; quienes hayan cometido fraude contra el gobierno federal, o hayan abusado de programas federales de asistencia pública.

“Todos estamos de acuerdo que los criminales violentos deben de ser deportados, pero es indignante e inaceptable que el ICE dirija sus esfuerzos a arrestar a familias inmigrantes inocentes que contribuyen a nuestro país y trabajan para alcanzar el 'sueño americano'”, dijo Schumer.

“Este es un desperdicio de recursos limitados que lastima a nuestra economía, no hace nada para mantener a nuestro país seguro, y convierte en blanco a cualquier persona indocumentada, causando pánico en la comunidad inmigrante”, añadió.

Su perspectiva fue compartida por la representante demócrata de California, Lucille Royball-Allard.

“Las órdenes ejecutivas migratorias de la administración Trump tendrán consecuencias negativas serias para nuestro país, desgarrando familias y afectando nuestra economía (… ) deberíamos enfocarnos en aquellos que son una amenaza a nuestras comunidades”, señaló la legisladora.

Los demócratas tanto del Senado como de la Cámara de Representantes se comprometieron a confrontar las políticas de la administración Trump que sean lesivas a los inmigrantes indocumentados.

“Continuaremos luchando por lo que es correcto y nos mantendremos vigilantes y firmes en nuestro compromiso de cumplir la promesa y gran tradición de  Estados Unidos de darle la bienvenida a los inmigrantes”, señaló Schumer.