CUERNAVACA, MORELOS.- No obstante el uso de equipos electrónicos como la computadora o el celular han facilitado la comunicación y han cubierto ciertas necesidades y tareas, como la realización de compras, operaciones y transacciones financieras desde casa, también han traído consigo una serie de ilícitos que cada día van en aumento, alerta la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros
(Condusef).
El fraude cibernético es una “modalidad derivada del robo de identidad, en la que los delincuentes, en lugar de despojarte de tus documentos personales (…) utilizan la misma serie de estrategias para engañarte y despojarte de tu NIP o de aquello que pueda acreditar tu identidad de manera cibernética”.
“Por ejemplo, a falta de una huella digital en una transacción cibernética, o a falta de una credencial de elector, los delincuentes utilizan estas estrategias para obtener tu NIP y de esta manera cometer diversos ilícitos”, advierte la
Comisión.
Es decir, con esta información, los ciberdelincuentes pueden hacer uso de de la banca electrónica, la banca móvil, y despojarte d tus propias cuentas, hasta contratar productos financieros (préstamos) o realizar compras en línea.

CIBERDELITOS EN LAS EMPRESAS
“El fraude cibernético no solamente es una herramienta para robarte la identidad  contratar productos financieros, también permite a los ciberdelincuentes robar patentes, secretos tecnológicos de compañías, etc.”, indica la Condusef.
Este fenómeno ha alcanzado tal dimensión, que afecta a la economía y, globalmente, deja más ganancias que el contrabando de heroína y mariguana juntos, ya que los ciberdelitos se han incrementado considerablemente, y cuando menos ya una o dos aseguradoras dan cobertura contra el robo de identidad o contra los ciberdelitos.

Compras en línea
Desconfía de las compras en línea cuando te pidan que hagas un depósito a cuentas bancarias de terceros, es decir, que no sean al proveedor.

Mantén un registro de todas tus transacciones en línea, guarda los comprobantes de compra, recuerda que pueden ser necesarios al momento de alguna aclaración.

Nunca reveles tu información personal.

No abras correos de procedencia insegura (spam).

No realices transacciones electrónicas en cibercafés o lugares públicos.

Desconfía de premios u ofertas ofrecidos por desconocidos.

Si compras artículos por internet verifica las políticas de seguridad de la página y que la dirección incluya las letras “https”.

Cuida tus claves personales y Número de Identificación Personal (NIP), cámbialas periódicamente.

Utiliza software tipo firewall, anti-spyware o algún antivirus para proteger tus equipos electrónicos de algún virus malicioso.

Cifras alarmantes
El número de reclamaciones imputables a posible fraude cibernético ha crecido considerablemente de 2014 a la fecha.

232 mil 764
reclamaciones se presentaron en 2014.

304 mil 256
reclamaciones presentadas en 2015.

836 mil 532
reclamaciones en lo que va de 2016.

Tipos de fraudes
Los ciberdelitos pueden adoptar muchas formas y llevarse a cabo en cualquier momento:

Phishing
Los estafadores se hacen pasar por tu institución financiera y por medio de un correo electrónico te solicitan que actualices tu información bancaria en que páginas web que parecen legítimas.

Descarga de software
Este puede contener un virus que permite al estafador tomar tu información personal directamente de tu computadora.

Transferencias electrónicas
Por medio de ofertas llamativas, te piden que realices una transferencia a cambio de un producto, pero al acudir por éste, notas que nunca existió tal oferta.

Banca móvil
Roban tus datos a través de un malware (software malicioso), el cual se encuentra alojado en tu celular; al ingresar a tu aplicación de banca móvil, éste muestra una ventana falsa donde te solicita los datos de tu tarjeta.

Datos del fenómeno

Tan sólo en el primer trimestre del 2016, se registró un total de 836 mil reclamaciones imputables a un posible fraude cibernético.

De enero a junio de este año, el monto reclamado por posible fraude cibernético fue de 2 mil 183 millones de pesos.

A pesar del porcentaje de resoluciones favorables, el porcentaje de abono sólo representa el 37 por ciento.

El comercio por internet es el canal que mayor número de reclamaciones representa con 775 mil 544.

Tarjeta de crédito y débito son los productos que más reclamaciones presentan.

El cargo no reconocido por consumos efectuados es la causa principal de las reclamaciones.

Por: DDM STAFF / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...