En un pequeño asiento en el cual pegan los rayos del Sol se ha convertido lo que era un paradero en la colonia Carolina, en Cuernavaca, pues la techumbre que lo acompañaba desapareció por completo.
Foto: Maya Ocampo/DDM

TAGS EN ESTA NOTA: