compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Treinta y dos jóvenes podrían dejar el Centro de Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes (CEMPLA), debido a que sus sanciones son mayores a cinco años y con la recién aprobada Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes esa es la pena máxima.
Así lo manifestó Ana Virinia Pérez Güemes y Ocampo, magistrada presidenta del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes (TUJA), al señalar que ya analizaron cerca de 100 expedientes, de los cuales 32 jóvenes internos por robo, homicidio y secuestro, podrían verse beneficiados por esta ley que menciona la disminución de penas privativas.
“Que sea la Defensoría Pública o los defensores particulares quienes soliciten la revisión de la medida, nos hemos dado a la tarea de analizar la situación en que se encuentran cada uno de estos adolescentes, porque al ser menores de edad no pueden simplemente otorgarles una libertad y dejarlos en la puerta del CEMPLA”, explicó.
Indicó que de los jóvenes que podrían salir de este centro y que tienen el apoyo de sus familias son 28, el resto no tienen a donde recurrir si es que dejan el internamiento, por lo que también están verificando a qué lugar los puedan canalizar al reconocer que no pueden dejarlos solos.
Incluso Pérez Güemes y Ocampo sostuvo que en caso de que la defensa no solicite la revisión de la medida sancionadora, una vez que se cumpla la mitad de la sentencia la juez de ejecución tiene la obligación de autorizar la libertad del adolescente.
“No, no hay un plazo porque cada adolescente tiene una sanción distinta y entonces habría ahí que analizar que hayan cumplido ya la mitad de la medida sancionadora”, agregó.
El 18 de junio entró en vigor la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes que establece cinco años como pena máxima para jóvenes de entre 16 años y menos de 18, y de tres años para el grupo de 14 años y menos de 16, cuando en Morelos la sentencia establecida era de nueve años de internamiento.

5 años
de internamiento como máximo establece la ley para jóvenes de entre 16 y menos 18 años.

3 años
es la pena máxima para adolescentes de 14 y menos 16 años.

32 menores
tienen una sentencia cumplida puesto que fue mayor a cinco años.

"Hemos analizado todos los expedientes o las carpetas judiciales que tenemos radicadas en el juzgado de ejecución y aproximadamente son 32 adolescentes los que pueden alcanzar la libertad.” Ana Virinia Pérez Güemes, presidenta del TUJA.

Por: Omar Romero /  [email protected]