Cuernavaca, Morelos.- Originario del Estado de Jalisco, don Pedro Contreras Bahena nació el 6 de enero de 1937 y hace cinco años llegó a Cuernavaca.

“Ando ya en los 80 años, tengo aquí cinco. Me tratan bien, si no ya hubiera emigrado”, expresó entre risas el abuelito.

Lo que don Pedro deseaba para Día de Reyes era una camisa y un pantalón de vestir.

“Sí, me llegaron los Reyes, pensé que ya no llegaban porque según desde diciembre venían y creo que a uno se le quebró la pata.

“Lo bueno es que le dejé mi carta y me trajeron una camisa; está muy bonita, ya me la puse ahorita y más adelante también, que para eso es”, dijo don Pedro con una gran sonrisa.

A la casa hogar “Las palomas”, cada determinado tiempo, acude un sacerdote para oficiar misa, por lo cual gustoso don Pedro recordó que también por esa vía recibió otro regalo de Día de Reyes.

“También me regalaron un pantalón de vestir; ese fue un padre que viene a darnos misa aquí”, agregó el abuelito.

 Relató que, aunque tiene libertad para salir, tiene que cumplir las normas establecidas de la casa-hogar.

“Tengo la gran ventaja de que salgo, sólo pido permiso y tengo que estar antes de las 7 de la noche porque hay reglas, como en todo, y se cierra la puerta. Mis hermanos vienen a visitarme cada 15 días o cada mes”, comentó.

De igual manera y con alegría en el rostro, aseguró que todos en la casa hogar tienen buena relación, con algunos altibajos (ríe).

“Todos aquí nos llevamos bien. A veces, como no todos pensamos igual, luego nos decimos que hay que barrer o no tirar el agua, pero es mínimo”, finalizó.

Por: Ixchel Domínguez
[email protected]