Cuernavaca, Morelos.- Tras la conclusión del plazo para que las personas físicas, principalmente, presentaran su declaración anual de impuestos 2016 ante el Servicio de Administración Tribunataria (SAT), el pasado mes de abril, los estafadores y defraudadores volvieron a la carga a través del correo electrónico, con un mensaje falso.
Desde hace unas semanas los delincuentes de “cuello blanco” intensificaron la circulación del correo apócrifo, supuestamente remitido por el SAT, con el que intentan embaucar a los contribuyentes.
Les “notifican” que tienen citas definitivas programadas para “hacer aclaraciones” sobre su situación fiscal, correspondiente al actual ejercicio fiscal.
Cuando el remitente del supuesto “acuse” ingresa al mensaje, se encuentra con información aparentemente “fidedigna”, que lo puede hacer caer en la trampa.
Los defraudadores tomaron los mismos elementos gráficos que el SAT usa en sus páginas de sitio web, con la intención de sorprender al titular de la cuenta de correo e introdujeron elementos sensibles para él, como supuestos periodos de declaraciones recientes.
El propósito es que, en un momento de incertidumbre, el usuario del correo electrónico descargue en su computadora virus o programas elaborados para, posteriormente, robar su información confidencial sobre cuentas bancarias.
A pesar de que quienes están detrás de él se esmeraron en su elaboración para confundir a los contribuyentes y lograr que caigan en el fraude, el correo ha sido plenamente identificado como falso por la autoridad hacendaria que ha puesto en alerta a los contribuyentes sobre varios remitentes.
Entre estos se encuentran los siguientes: [email protected]; [email protected]; [email protected]; [email protected] y [email protected].
Además de comprobar el origen del mail, otro detalle que los contribuyentes deben observar antes de reaccionar al mensaje, es el teléfono del servicio MarcaSAT; los estafadores piden que se comuniquen al 627 21 708, pero el número auténtico es 627 22 728.
Tras identificar la falsa autenticidad del correo, la principal recomendación es no hacer clic en ninguna de las ligas indicadas y destruirlo inmediatamente.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]