compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- La Federación de Estudiantes Universitarios (FEUM) y un colectivo de agrupaciones y asociaciones que representan a la comunidad estudiantil, promovieron una nueva queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Morelos (CDHM) por la falta de garantías de su derecho a recibir educación en las diferentes escuelas y facultades de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM). 

     Los representantes de las diferentes asociaciones y agrupaciones, encabezados por el presidente de la FEUM, Israel Reyes Medina, se reunieron ayer con el titular de la CDHM para exponerle la preocupación que tienen sobre el año escolar por la crisis financiera que atraviesa la Máxima Casa de estudios.

     Reyes Medina dijo que tomaron la decisión de solicitar la intervención de la Comisión para que se les garantice su derecho a recibir clases luego de que en las últimas horas los más de 40 mil estudiantes de la UAEM fueron objeto de una “guerra” de circulares y avisos con información contradictoria que lo único que les provocó fue incertidumbre sobre el curso escolar.

       El representante estudiantil hizo un reconocimiento a los sindicatos de académicos y administrativos, los cuales a pesar de que no han recibido el pago de su salario y tampoco tienen garantía sobre la quincena que está próxima a cumplirse, manifestaron que están a favor del derecho a la educación.

     El dirigente comentó que están conscientes de los problemas que vive la Universidad y, en ese sentido, demandaron también a las autoridades estatales cumplir con lo que le corresponda para poner fin al conflicto. 

   La presentación de esta nueva queja fue resultado del consenso al que llegaron los asistentes de la sesión del Frente Concejal Universitario a la que asistieron consejeros universitarios plenamente reconocidos en la legislación universitaria y de los comités ejecutivos de la Sociedad de Alumnos, puntualizó el presidente de la FEUM. 

Crean incertidumbre

La víspera, las autoridades universitarias emitieron tres circulares; en la 32 se anunció la suspensión de clases; después la 33, en la que se dijo que sólo quienes quisieran dar clases, las dieran; la 34, en la que se dijo que siempre sí habría labores, y una más del sindicato administrativo que afirmó que se mantendrían en sus
actividades.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]