La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) informó que durante el ejercicio fiscal 2017 su personal incautó 2.14 millones de libras (972 mil kilogramos) de narcóticos, mayormente en la frontera con México.

En su reporte anual de actividades, la instancia de Estados Unidos indicó que en su mayoría los intentos de tráfico ilícito de drogas ocurrieron a lo largo de la frontera del sudoeste, como denomina al límite internacional con México.

“El personal de aplicación de la ley del CBP (entre otras tareas) también desempeñó un papel crítico antinarcóticos, lo que resultó en la incautación de más de 2.14 millones de libras de narcóticos”, precisó.

Precisó que lo confiscado fueron 1.59 millones de libras de marihuana; 273 mil 580 libras de cocaína; 66 mil 617 libras de metanfetamina; 5 mil 760 libras de heroína; y mil 485 libras de fentanilo, entre otras.

Además, se logró la interrupción o ruptura de intento de contrabando de otras 88 mil libras de diferentes estupefacientes, agregó.

Reseñó que aparte del contrabando en la frontera común, se ha visto una creciente amenaza de drogas sintéticas ilícitas contrabandeadas a Estados Unidos a través del entorno de correo internacional y de transporte de consignación urgente (ECC).

Varios tipos de drogas sintéticas ilícitas, también llamadas "drogas de diseño", se venden y envían a los usuarios finales en la Unión Americana, incluidos los opioides sintéticos como el fentanilo, los cannabinoides sintéticos, y catinonas sintéticas, comúnmente conocidas como "sales de baño", citó.

Destacó que las incautaciones de CBP de fentanilo han aumentado significativamente en los últimos tres años, desde aproximadamente dos libras incautadas en año fiscal 2013 a aproximadamente 1 mil 485 libras incautadas en 2017.

En el informe, la instancia estadunidense siempre precisa que en la Unión Americana el ejercicio fiscal inicia el 1 de octubre del año anterior y termina el 30 de septiembre del año nominativo, en este caso 2017.