compartir en:

El gobernador de Virginia declaró este sábado el estado de emergencia luego de que cientos de personas se enfrentaron en la ciudad de Charlottesville en el marco de un acto nacionalista blanco que se esperaba que atrajera un máximo de 6 mil personas.

Manifestantes de ambos bandos gritaban insultos y consignas, lanzaban golpes y botellas de agua unos a otros esta mañana. Hombres con ropa de camuflaje portaban abiertamente armas largas y escudos.

El gobernador Terry McAuliffe tuiteó que tomó la decisión de declarar el estado de emergencia a fin de “ayudar al estado a dar respuesta a la violencia” durante la manifestación en Charlottesville, a unos 100 kilómetros de Washington DC.

Policías con equipos antidisturbios ordenaron a la gente que se dispersara después de los enfrentamientos violentos y caóticos entre nacionalistas blancos y contra manifestantes.

Es la confrontación más reciente en la ciudad desde que a principios de año votó a favor de retirar una estatua del general de la confederación Robert E. Lee de un parque del centro de la ciudad.

 

El bloguero de ultraderecha Jason Kessler convocó a un acto “pro blanco” en protesta por la decisión del municipio de retirar la estatua del general de los llamados Estados Confederados de América, que se separaron del resto de la unión entre 1861 y 1865. Algunos ven al general y su estatua como un símbolo de racismo, intolerancia y esclavitud.

Luego de que las autoridades declararon estado de emergencia, medios locales reportaron un percance, cuando un automóvil dejó múltiples lesionados y al menos un muerto al embestir a un grupo de manifestantes en la ciudad.

También hubo peleas el viernes por la noche cuando cientos de nacionalistas blancos realizaron una marcha con antorchas a través del campus de la Universidad de Virginia. Un vocero de la universidad dijo que una persona fue arrestada y varias sufrieron heridas.