Cuernavaca, MORELOS.- Como cada 10 de mayo, los morelenses festejaron a la reina del hogar, reuniéndose en familia en algún restaurante, en la casa y también en los cementerios.
Los familiares de las madres difuntas acudieron a los distintos panteones, llevándoles flores y en algunos casos aprovecharon para pintar y arreglar sus tumbas.
Sin embargo, en un recorrido realizado por los panteones de La Paz y La Leina, se observó baja afluencia, en comparación con años anteriores.
Algunos entrevistados aseguran que se debe a que la mayoría prefiere acudir un día antes o un día después para evitar el tráfico.
Por ejemplo entre los pasillos del panteón de La Paz se pudo  ver a músicos, quienes a petición de los asistentes, interpretaron melodías como “Madrecita Linda”,  “Amor eterno” o “Como extraño a mi madre”.
Los visitantes en algunos casos recitaron poesías o dejaron cartas en la tumba, también algunos niños soltaron globos blancos al cielo.
Las lágrimas se hicieron presentes en la mayoría de los casos, recordando al ser que les dio vida, y que, por diferentes motivos ya no se encuentra presente en este mundo terrenal, aunque aún viva el recuerdo.

Por Maya Ocampo y Luis Flores /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...