Cientos de feligreses acudieron esta mañana a despedir al padre Fray Efraín Hilario Ortega Martínez, de 87 años, quien falleció ayer a causa de un infarto.
En la parroquia de San Luis Obispo, de Amatitlán, se celebró una homilía para darle el último a este sacerdote muy querido por los feligreses.
Durante la eucaristía, se ofreció un minuto de aplausos para el padre, quien falleció 3 minutos antes de celebrar su misa de ayer, antes de las 11 de la mañana.
Feligreses comentan que todos los días celebraba las homilías, sin excepción.
Aseguran que minutos antes de su muerte, el sacerdote estaba contento.

Cómo fue su muerte

Sobre los hechos, se informó que un infarto acabó con la vida del sacerdote. 
Algunos curiosos comentaron a las autoridades que a las 12:20 horas de ayer, el párroco, de 87 años, se encontraba con un grupo de oración al interior de la capilla de la iglesia, ubicada en la calle Allende. 
Agregaron que de un momento a otro el padre comenzó a tambalearse y posteriormente cayó inconsciente al piso, ahí, al ver lo que había pasado algunas mujeres de inmediato se acercaron para auxiliarlo y solicitaron el apoyo de una ambulancia.  
Desafortunadamente al llegar los paramédicos, confirmaron que el párroco ya había fallecido, por lo que de inmediato fue reportado a las autoridades. 
Debido a que la muerte fue por causas naturales, el SEMEFO decidió entregar el cuerpo a las autoridades de la iglesia para que se hicieran cargo, ya que no había ningún delito.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado