compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Prácticas saludables como lavarse los dientes, bañarse, alimentarse sanamente y lavarse frecuentemente las manos son algunas de las recomendaciones de especialistas para evitar el contagio de infecciones o pediculosis.
Con el regreso a clases aumentan las probabilidades de que los menores sufran el contagio de alguna infección respiratoria, diarreica, o de pediculosis, que es una enfermedad que se presenta frecuentemente en menores de edad y consiste en la presencia de un parásito en la cabeza que se alimenta de sangre.
La pediculosis es comúnmente conocida como contagio de piojos, se presenta con mayor frecuencia en preescolar y primaria, en niños entre los cinco y nueve años de edad, por ello la recomendación a los padres de familia a mantener una constante limpieza y revisión de la cabeza.
Las niñas que tienen cabello largo deben acudir a la escuela con el pelo recogido para disminuir las posibilidades de un contagio masivo.
De acuerdo con los Servicios de Salud de Morelos (SSM), en lo que va de este año se han presentado 358 casos de pediculosis en la Jurisdicción Sanitaria número 1, aunque el número puede ser más elevado debido al gran número de pacientes que no acuden al doctor y se atiende con médico particular o remedios caseros.
Las infecciones respiratorias es otro de los padecimientos que se contagian rápidamente, por ello la importancia de enseñar a los menores a cubrirse la boca al toser o estornudar y lavarse las manos frecuentemente, también se les pide a los padres de familia no llevarlos a la escuela en caso de presentar esta enfermedad.
Asimismo, para disminuir el riesgo de infecciones diarreicas se sugiere evitar comer en la calle, lavar y desinfectar frutas y verduras, evitar el consumo de alimentos crudos y hervir y clorar el agua antes de consumirla, en especial tener cuidado con el agua que se consume en restaurantes o fondas de comida.
Los especialistas aseguran que mantener el aseo personal y tomar otras medidas en casa ayudarán a prevenir enfermedades dentro y fuera de la escuela.

POR: Marcela García /  [email protected]