A siete años y seis meses de prisión, así como el pago de 369 mil 582 de reparación del daño, fue sentenciado Juan Rogelio, por el delito de homicidio en razón de parentesco, luego de que el 18 de julio del 2016 asesinara a su hija de 23 años de un disparo en la espalda, tras discutir con su madre y sus vástagos al arribar en estado de ebriedad a su casa, ubicada en la colonia Lázaro Cárdenas, de Cuernavaca, para posteriormente escapar en una camioneta Jeep-Cherokee, pero fue aprehendido cerca de la vivienda y procesado.