compartir en:

Una ruta de la base Benito Juárez terminó con el medallón quebrado, luego de que varios jóvenes rompieran el vidrio, tras aprovechar la falta de vigilancia, y que Rodrigo, de 33 años, chofer de la unidad, se encontraba a punto de dormir, tras dejarla estacionada en la colonia Plan de Ayala, de Cuautla, por lo que policías estatales tomaron conocimiento del “cristalazo”.