compartir en:

Jiutepec, Morelos.- Cinco decesos, 11 puntos críticos, decenas de casas dañadas, 10 iglesias afectadas, el ayuntamiento desalojado y varias personas lesionados, fue el saldo que dejó el sismo de 7.1 grados en Jiutepec, informó el alcalde Manuel Agüero Tovar.
Debido a que el Palacio Municipal presentó daños, el director de Protección Civil de Jiutepec Jorge Sandoval Pérez, señaló que tras una inspección encontraron en los pisos de la primera y segunda planta una inestabilidad con una vibración atípica, por lo que como media precautoria hasta que se tenga el dictamen de un especialista se pidió a los trabajadores desalojar.
Afuera de la unidad médica número 3 del IMSS se instaló un puesto de Protección Civil para que la gente que tuvo afectaciones en sus viviendas acudiera a pedir el apoyo y personal especializado acudiera posteriormente a revisar.
En tanto, el alcalde inició un recorrido por las zonas más afectadas, asegurando que existen 11 puntos críticos, los daños graves son en infraestructura, por ejemplo la unidad habitacional El Pochotal tiene varios edificios dañados, uno en riesgo de colapsar, por lo que los habitantes fueron desalojados para ponerlos a salvo.
“Tenemos cuatro albergues y estamos buscando habilitar uno más en El Pochotal para las decenas de las familias que aquí habitan. En la unidad habitacional Tezontepec hay graves afectaciones, también en la unidad Narciso Mendoza en Civac, las Torres, el Centro de Jiutepec y también de Tejalpa, Vista Hermosa, Campanario, unidad habitacional La Joya, son las más afectadas”, precisó.

Abajo. Parte de algunas casas del Centro de Jiutepec colapsaron.

4 albergues tienen habilitados en Jiutepec, y buscan poner uno más en El Pochotal.

Apoyo. Varias familias afectadas están en albergues.

“En la unidad habitacional Tezontepec hay graves afectaciones, también en la Narciso Mendoza, en Civac, el Centro de Jiutepec y Tejalpa.” Manuel Agüero, alcalde de Jiutepec.

Temor. Algunas personas sacaron sus muebles a la calle ante el riesgo de que su casa colapsara.

Por: Marcela García /  [email protected]