compartir en:

En el día internacional de la escritura Braille, también conocida como cecografía, se demanda que la tecnología no desplace al tradicional sistema de puntos en relieve de esa escritura, que tiene casi 200 años de antigüedad.

La Unión Mundial de Ciegos, la UMC, instauró el 4 de enero como el Día Mundial del Braille, con el objetivo de difundir y promover este Sistema de lectoescritura. Se eligió esa fecha porque es el aniversario del nacimiento de su creador, el francés, Louis Braille (1809-1852).

El alfabeto Braille táctil es una clave para el conocimiento del mundo para los discapacitados visuales. Los investigadores están desarrollando nuevas herramientas que se complementan pero, a su vez, preocupa que el Braille se vea sustituido por la tecnología.

El sistema de lectura y escritura táctil, no supone sólo una ayuda en la vida diaria de las personas invidentes, es también una clave para el conocimiento del mundo. Para los invidentes es la única vía de adquirir la escritura.

A través de estas marcas, compuestas hasta de seis pequeños puntos en relieve se tiene acceso al conocimiento a través del alfabeto. Herramienta útil que permite la independencia e igualdad de participación en la sociedad de los invidentes.

A pesar de todas las innovaciones técnicas, el braille no debe dejarse de lado en el futuro, advierte la Unión Mundial de Ciegos en el Día Mundial del Braille. Una opinión con la que la asociación alemana está totalmente de acuerdo.

La presidenta de la Federación Alemana de Invidentes, Renate Reyman, DBSV por sus siglas en alemán, se pregunta que si ya hay formatos de audio cómodos en Daisy, reproductores de MP3, el ordenador y el teléfono, ¿se seguirá necesitando todavía la escritura Braille?

Su respuesta es: “¡Sí, sin duda! Los libros electrónicos, audiolibros y lectores de pantalla son prácticos pero tienen limitaciones”.

“Es un reto poder representar la gran variedad de símbolos de unos estudios de informática con los puntos” dice el Dr. Thomas Kahlisch de la Biblioteca Nacional alemana para Ciegos y miembro de DBSV que se quedó ciego a la edad de 14 años por un desprendimiento de retina.

Kahlisch, que está completamente integrado en la sociedad y agradece en gran parte a esta escritura por ello.

Hoy día, este tipo de escritura de puntos en relieve ya es común encontrarla en las cajas de medicamentos. Sin embargo, la comunidad internacional se muestra preocupada por la doctrina de la utilización y la inversión en el sistema Braille.

En especial por los educadores y los gobiernos que depositan su fe en los audiolibros, libros electrónicos, los lectores de pantalla y otras tecnologías que podrían sustituirlo.

Este problema se aplica tanto a los países industrializados y los países en desarrollo, según la Unión Mundial de Ciegos (UMC).

Mientras que los avances tecnológicos son bienvenidos, la Unión Mundial de Ciegos recomienda que se utilicen para promover, no para reemplazar al Braille.

A finales de 2010, incluso una empresa israelí desarrolló unas gafas especiales, un sistema de reconocimiento mediante una cámara de pequeñas dimensiones que son capaces de leer solas. Desde hace muy poco se pueden también adquirir en Alemania.