compartir en:

Desde septiembre de 2015, en uno de los estacionamientos de bulevar Juárez, brotó una gran fuga de agua; al principio, el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, SAPAC, comunicó que era agua potable, después de haber realizado exámenes, pero meses después este brote de vital líquido comenzó a surgir contaminado. 
Desde diciembre, SAPAC no ha vuelto a analizar las muestras ni intentar solucionar el problema, y el agua continúa tirándose dentro de este estacionamiento.

Fotos: Valeria Ortega / DDM