compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Debido al aumento de reclamaciones por cargos no reconocidos en tarjetas de crédito o débito, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha señalado la necesidad de que los comercios adopten medidas preventivas y de mayor seguridad para el adecuado uso de las terminales.
“También es importante instrumentar un segundo nivel de autenticación o identificación del tarjetahabiente y que se adopten medidas necesarias para implementar mejores prácticas que permitan revertir este tipo de delitos”, señala la Condusef.
Por otro lado, la Comisión apunta como necesario prestar mayor atención en los puntos de venta, ya que los empleados en muchas ocasiones llegan a ser piezas fundamentales en el entramado de los estafadores para que los usuarios sean víctimas de este tipo de delitos.
Según datos de la Condusef, a inicios de año se habían detectado 46 casos de presunto robo de identidad en los siguientes productos: tarjeta de crédito (19), crédito personal (12), crédito de auto (8), cuenta de ahorro (2), cuenta de nómina (2), crédito de nómina (2), y cuenta de cheques (1).

Estafas

Modus operandi
Las personas que realizan este tipo de actividad actúan de diferentes maneras, entre las principales se encuentran:

El skimmer
Es un dispositivo electrónico que realizan una copia de la banda magnética de tu tarjeta, crédito o débito, y mediante una computadora pasan los datos a una tarjeta vacía.
Esta forma de clonación se realizan de manera rápida, principalmente en cajeros automáticos o tiendas comerciales.

El regalo prometido
Cuando te llaman para decirte que has ganado un premio, como un viaje o una gratificación económica, a cambio de que proporciones los datos de tu tarjeta.
Proporcionar tus datos, personales o de tarjetas, a desconocidos les abre la puerta a que hagan mal uso de ellos.

Phishing
Se comunican contigo para informarte que tienes problemas con algún producto o servicio financiero con el que cuentas y te piden te información personal para verificarlo.
Este tipo de clonación es común por correo electrónico y el engaño consiste en hacerlos parecer auténticos avisos de instituciones financieras.
También pueden enviarte enlaces a sitios web en los que te pedirán proporciones tus datos.

46 denuncias por cargos no reconocidos registró la Condusef a inicios de año.

Las ‘palomas’
Quien comete este tipo de transacciones fraudulentas compra una USB o memoria extraíble con información de usuarios de cualquier institución financiera.
Con la ayuda de una computadora, descarga dicha información a una tarjeta en blanco llamada ‘paloma’.
Dicha tarjeta no cuenta con banda magnética, ni logotipos de alguna institución financiera, sólo tienen un chip electrónico.
Ya con toda la información del usuario, realiza compras en tiendas departamentales, de conveniencia o gasolineras y realiza cualquier tipo de operación para que al momento de ingresar la tarjeta pueda disponer de efectivo.
Para que el delincuente pueda tener el dinero en las manos, anteriormente tuvo que relacionarse con el personal del lugar donde cree que podrá realizar el fraude y a cambio le ofrece una gratificación.

Robo de cartera
En la cartera van todas tus cosas personales y, en caso de extravío o robo, quien la tenga en su poder puede hacer mal uso de tus tarjetas.

Ofertas ‘imperdibles’
Empresas conocidas o ‘piratas’ te ofrecen viajes, autos, promociones que dicen darte beneficios con sólo demostrar que eres tarjetahabiente, o depositar alguna cantidad de dinero.
Aunque parecen legales, pueden contar incluso con oficinas y personal, no entregues en ningún momento tarjetas o identificaciones que puedan comprometerte, ya que pueden robar tu identidad y hasta extorsionarte.

19 denuncias por cargos indebidos en tarjetas de crédito.

Causas de fraudes con tarjetas
Robo o extravío del plástico.
Clonación de la banda magnética en cajeros o terminales.
Compras por teléfono o internet.
Transferencias electrónicas.
Falsificación de datos personales.

Qué hacer antes y después
Aunque en ocasiones los empleados forman parte del entramado para cometer este delito, existen algunos consejos que puedes aplicar para mantener seguros los datos de tu tarjeta y evitar que tu patrimonio se vea afectado.

*Si el cajero automático retiene tu tarjeta repórtala inmediatamente.

Para evitar la clonación

No permitas la ayuda de personas extrañas.
Cubre con la mano el teclado al momento de digitalizar tu NIP, así personas externas no podrán ver los números que marcaste.
Recuerda que tu tarjeta y NIP sólo son necesarios para el uso del cajero, jamás son requeridos para tener acceso al módulo, es decir para abrir la puerta del lugar donde se ubique el cajero.
Asegúrate de recoger tu tarjeta, dinero y comprobante impreso al terminar de usar el cajero. Si tiras a la basura tu comprobante, rómpelo lo suficiente para que tus datos no sean claros.
Es muy importante que nunca pierdas de vista tu tarjeta. Solicita que todos los pagos que realices sean a la vista.
Utiliza la tarjeta en sitios comerciales debidamente establecidos y guarda tus comprobantes, nunca sabes cuándo podrás necesitarlos.
Al firmar, verifica que el número de tarjeta, nombre y monto sean correctos. Si cuentas con firma electrónica, recuerda que no es necesario que realices la firma en físico.
Procura hacerlo desde tu casa y no utilices redes gratuitas y cerciórate que la página sea segura: que la dirección comience con “https” y aparezca un candado en la barra de estado del navegador.
Intenta comprar en sitios que tengan el sello vigente de confianza de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).
Guarda e imprime los comprobantes de compra por cualquier situación que se presente posteriormente.
Busca y lee las políticas de privacidad de los sitios web.

¿Y si ya la clonaron?

Cancelar la tarjeta de inmediato para evitar movimientos o compras.
Reportar el delito al banco, la institución debe darle un folio como acuse de recibo de la solicitud de devolución del monto no reconocido.
Se puede acudir ante la Unidad Especializada de Atención a Usuarios de los bancos para que inicie una investigación.
De no obtener respuesta, el afectado puede exponer el caso en la Condusef.

 

Por: DDM STAFF /  [email protected]