compartir en:

Los viajes largos y el calor pueden tener graves consecuencias y empeorar los síntomas de las várices, que van más allá de un problema estético en las piernas.
El angiólogo Luis Carlos Canto explicó que las venas están dotadas de un aparato valvular en su interior que obliga a la sangre a dirigirse siempre hacia el corazón.
Sin embargo, cuando el sistema valvular falla y deja de cumplir su función se produce una dificultad para transportar la sangre en dirección al corazón, y ésta tiende a acumularse en los tejidos y aparecen várices.
El especialista señaló que en los países industrializados la prevalencia varía entre 20 a 60 por ciento, por lo que resultan ser una de las enfermedades más costosas de la sociedad tanto en el plan médico como social, pues trae como consecuencia pérdida de días laborales a causa de la incapacidad que producen.
Las várices son un padecimiento muy común que es necesario atender y prevenir para evitar que aumente su gravedad, pues lejos de ser problema estético, es un problema de salud.
El autor de la Guía de Práctica Clínica recomendó que durante los viajes largos, de más de cuatro horas hay que mover las piernas y tratar de caminar para activar la circulación sanguínea.

Horas de sol
En destinos calurosos es importante no tomar el sol entre las 11:00 y 16:00 horas para evitar que se hinchen las piernas.

La Guía de Práctica Clínica: Prevención, Diagnóstico y Tratamiento recomienda:
Se recomienda utilizar prendas y calzado cómodos y frescos, con tacón de menos de 3 centímetros de altura
Actividades físicas; especialmente serecomienda la natación y caminar durante 30 minutos al día. Para las personas que tienen períodos  prolongados sentados (más de 5 horas) se recomienda: realizar ejercicios de compresión de los músculos de la pantorrilla que impliquen la flexión y extensión de los tobillos, así como movimientos circulares del pie
Mejorar la postura física
Evitar o corregir el sobrepeso y la obesidad
Se recomienda prevenir y corregir el estreñimiento

NTX/Agencias