Bañarse en el mar o en la alberca, viajar a lugares lejanos o acudir a conciertos al aire libre son algunos de los placeres que nos brinda el verano. Pero estas actividades pueden afectar a nuestros oídos. Un experto explica cómo cuidarlos durante la temporada.
Durante el verano, la afección del oído que se da con más frecuencia es la otitis externa difusa, también conocida como otitis de las piscinas u otitis del bañista.
“Es una inflamación del conducto auditivo externo que, en la mayoría de los casos, está producida por el germen pseudomona aeruginosa que puede encontrarse en agua de mar. Además, la humedad por sudoración del conducto auditivo también favorece este tipo de infección”, señala Ignacio Cobeta Marco, otorrinolaringólogo.
“Los síntomas que ocasiona son otalgia y supuración del oído externo, con molestia o dolor difuso. Además, la palpación del cartílago de entrada al conducto es dolorosa”, detalla.
La infección de oídos, si se trata de manera adecuada con gotas antibióticas y se mantiene perfecta limpieza del conducto auditivo, suele remitir en unos días.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...