compartir en:

Los niños son quienes más realizan actividades al aire libre cuando la radiación ultravioleta es alta, por lo que tienen más riesgos de quemaduras, advierte la dermatóloga Selene Gutiérrez.
La académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que ante este panorama, al cumplir los 18 años una persona ya habrá recibido 50 u 80 por ciento de la radiación solar a la que se someterá toda su vida.
Destacó que en México no hay una cultura de protección, pues sólo 10 por ciento de la población tiene el hábito de usar y aplicar un bloqueador.
Dijo que esa cifra es muy baja, sobre todo si se considera que todos los días se diagnostican dos millones de casos de cáncer de piel, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Explicó que la estructura normal de la piel se pierde por diferentes causas y en el caso de las quemaduras por exposición a la radiación solar, la severidad estará determinada por la extensión y profundidad del daño, que dependerá del tiempo de exposición y el tipo de piel.
“Se debe tomar en cuenta que la piel de los niños tiene menos capacidad de sudar y la extensión de las quemaduras es mayor porque su cuerpo es más pequeño”, apuntó la dermatóloga.
Los pequeños deben utilizar un protector con factor de protección solar (FPS) mayor a 30, reaplicar cada cuatro horas o cada dos si están en la playa, recomendó Selene Gutiérrez.