compartir en:

A partir de los 40 años de edad cualquier persona debe realizarse una valoración cardiovascular por lo menos una vez al año, para evitar problemas a futuro, advirtió el cardiólogo Arturo Carrillo Muñoz.
El especialista señaló que es importante revisar el corazón, sobre todo cuando existen antecedentes familiares de diabetes, hipertensión, muertes por origen cardiovascular en el padre, madre o hermanos.
En entrevista, mencionó que las personas que no cuenten con antecedentes y que tengan más de 40 años, se deben revisar cada dos o tres años.
“Las personas se deben efectuar un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo, pero en caso de que se muestre algo raro, habrá que hacer estudios más específicos”, apuntó.
El cardiólogo explicó que es importante cuidar el corazón, por lo que recomendó llevar una dieta sana, sobre todo después de las fiestas decembrinas.
“En esta época muchos pacientes se descompensan de la presión, de su frecuencia cardiaca, algunos de ellos incluso llegan al hospital, pero la gente que logra salir de ese tropezón o la que simplemente requirió ir al médico para valorarse, se tiene que volver a alinear”, expuso.
Por lo anterior, resaltó que lo más importante es regresar a tomar de una forma adecuada sus medicamentos, cuidar el consumo de sal (evitar el exceso), hacer la dieta mediterránea rica en verduras y frutas, regresar a hacer ejercicio y tratar de bajar de peso.
“Sé que es difícil cuando se trabaja en una oficina, ya que la mayoría de los alimentos que se venden son comida chatarra y en muchas ocasiones por las actividades diarias no hay tiempo de preparar. Sin embargo, lo importante es organizarse y acomodar un día antes los alimentos balanceados”, detalló.
Carrillo Muñoz destacó que para mantener un buen corazón se debe hacer ejercicio, ya sea mediante una caminata diaria de una hora, subir o bajar escaleras y realizar actividades físicas de cualquier tipo.
“La Asociación Americana del Corazón y la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) recomiendan que se debe hacer cinco días a la semana ejercicio no intenso, es decir caminar una hora seguida o tres días a la semana de ejercicio intenso por lo menos media hora”, puntualizó.

Definición
Enfermedades cardiovasculares:
Bajo este nombre se aglutinan una serie de dolencias que afectan al corazón y a toda la red de vasos sanguíneos del organismo, que incluye arterias, capilares y venas que trasladan la sangre a todos los rincones del cuerpo.
Estas enfermedades avanzan de manera silenciosa, sin dar apenas señales de alarma.

Factores de riesgo:
Características biológicas y ciertos hábitos de vida que aumentan la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares en aquellas personas que las presentan en comparación con las que no las tienen.
Principales. Hábito de fumar, la tensión arterial elevada, los niveles altos de colesterol, la diabetes y la obesidad, ésta última casi siempre unida a un estilo de vida sedentario.
También cifras altas de triglicéridos, bajas de colesterol HDL (el bueno), antecedentes familiares de dolencias cardiovasculares y ciertas circunstancias psicosociales como sufrir estrés.

Si lo que se pretende es mantener
una buena salud cardiovascular, la receta es:

No fumar y evitar el tabaquismo “pasivo”
Realizar una actividad física adecuada (al menos 30 minutos al día)
Llevar un tipo de alimentación saludable
Evitar el sobrepeso y la obesidad
Mantener una tensión arterial por debajo de 140/90 mmHg.
Mantener un colesterol total por debajo de 200 mg/dl (~ 5 mmol/L)