Con notable equilibrio y excelentes condiciones creadas, el cubano Jhoen Lefont impuso hoy dos récords mundiales de dominio del balón en el agua, en la piscina olímpica del capitalino Complejo Baraguá.

En un primer intento, Lefont mantuvo la esférica sobre su frente sin que cayese al agua, durante un minuto, 16 segundos y 44 centésimas, en un trayecto de 50 metros.

Y en la segunda marca mundial, el dominador matancero rompió su cota al lograr trasladar la pelota, también encima de su frente, hasta los 325 metros, cifra similar al aniversario que cumple de fundada esa urbe del occidente del país.   

El primero era un récord de corta duración, y me exigían un tiempo por debajo de un minuto y 30 segundos para que fuese homologado por el libro de Récords Guinness. No tuve problema porque ya lo había conseguido en los entrenamientos; por eso, estoy muy satisfecho con esa marca de 1:16.44, comentó el atleta.  

En el segundo, en la modalidad de desplazamiento, me sentí muy acoplado. Tuve mucha precisión en el toque en la pared de la piscina, los tramos los hice casi exactos y por eso pude romper la anterior marca de 200 metros, conseguida en la Marina Hemingway, expresó el “Delfín cubano”, como también se le conoce al yumurino.

Lefont aludió también al trabajo que debió realizar en el gimnasio para buscar capacidades aerobias.

He bajado bastante de peso en el último mes, he hecho carreras y trabajé muy fuerte con el dominio de la pelota, tanto de pie como en el agua, aseveró Lefont, quien ya posee 14 récords mundiales en estas modalidades de dominio del balón en el agua.