compartir en:

Posdata… ¿El Alcalde, victima..? El caso de Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien llegó a la Presidencia Municipal de Cuernavaca gracias a la aureola ganada como ídolo del futbol mexicano, al meterse en los entresijos de la politiquería las cuestiones de la perversidad y la “grilla” parece que lo han triturado… Las buenas intenciones iniciales del Cuauh, quien en sus primeros andares como candidato y alcalde expresaba una y otra vez que él no era político, dejaron de surtir efecto entre quienes lo escuchaban, por lo cual Blanco Bravo tuvo que cargarse las pilas “para tomar al toro por los cuernos” en su calidad de Presidente Municipal de Cuernavaca… Los mandobles, ataques y los enemigos le aparecieron por distintos senderos, frente a los cuales Cuauhtémoc y los suyos tuvieron que maniobrar para salir más o menos avantes durante los primeros 18 meses… Entre esos temas del maniobrerismo político, aparecieron los de carácter jurídico que mantuvieron al Alcalde en suspenso durante meses, para saber cuál podría ser su destino político… Entre los muy variados temas de carácter jurídico que le fueron incoados a Cuauhtémoc, recientemente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en uno de ellos que es vital para su incipiente carrera política, sentenció el fallo en contrario, que según parece lo impide para continuar en la contienda por la gubernatura… Por ahí entre sus asesores legales, aún tienen la confianza y la esperanza de encontrar los vericuetos de la Ley, el Derecho y la Justicia para sacarlo avante… Sin embargo, ahora ya no se trata de saber si Cuauhtémoc es víctima o no de alguna intriga o patraña, sino que todo debe estar bien atendido y de ser posible bien resuelto a su favor en los espacios de los tribunales, donde sus abogados bien saben que eso del derecho, la Ley y la Justicia que tienen sus vericuetos y son indudablemente “Los Renglones Torcidos de Dios” y si no que lo diga la empresa Totcher, recolectora de residuos, cuyos abogados lograron que el Tribunal de Justicia Administrativa sentenciara a Blanco Bravo, junto con todos los ediles de la Comuna, a purgar condena de, ¡Imagínese usted, treinta y seis horas de arresto!, por el presunto incumplimiento de un pago por casi 78mdp, por servicios prestados al Ayuntamiento… Por lo anterior ya no basta con anunciar a Cuauhtémoc como inocente o víctima, ahora sus abogados deben demostrar que tiene legalmente la razón, amén de los tamaños, la estatura y los derechos conforme a la tal Ley, para seguir adelante en sus aspiraciones, intenciones o ambiciones… ¡Ahí se las dejamos a sus asesores legales y a sus cercanos!
Puyazo… ¡Ilusión..! Tan sólo eso resulta ser lo del Club Atlético Zacatepec, una vez que por venta o renta por quince años, el Estadio Coruco Díaz de Los Cañeros, fue entregado al equipo que pertenece al empresario Jorge Vergara dueño de Las Chivas del Guadalajara, a través de quienes lo representen en estos lares… La experiencia nos recuerda que en tiempos no muy lejanos, Los Cañeros del Zacatepec luego de ser varias veces campeones sólo se convirtieron en un almácigo para fortalecer a Los Cremas o Canarios que después se llamaron Las Águilas del América… ¿Ahora corresponde al tal Atlético, preparar figuras para que se las lleven a Las Chivas o a otras latitudes financieras del futbol? ¡Esperamos equivocarnos, pero..!
Puyazo… ¿Y los federales..? Salvo la perredista Lucia Meza y el panista Javier Bolaños Aguilar, que se la han jugado con acciones jurídicas de a deveras contra el todopoderoso Secretario y la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, por las aberraciones dejadas a lo largo de los 14.5 km del ‘Paso Express’, los demás diputados y senadores brillan por su ausencia… ¿Dónde están los “disque representantes del pueblo” Lizbeth Hernández Lecona, Rabindranath Salazar Solorio, Fidel Demédicis Hidalgo, Rosalina Mazari Espín, Matías Nazario Morales y tal y tal de los otros legisladores federales de Morelos, menos conocidos… Como se ve, nuestros ilustres representantes a la hora de la verdad frente a problemones como el del socavón del ‘Paso de la Muerte’, resultan excelentes simuladores que caen en la omisión y dejan a sus representados a la buena de Dios… Tal vez los diputados se justifiquen porque “este no es su Distrito”, pero los senadores no tienen ninguna disculpa por tal abandono… ¡Como las tortugas, ni la cabeza han asomado..!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]