CUERNAVACA, MORELOS.- “Hay un chingo de delincuentes, eso es una realidad, pero por eso vamos a trabajar al mil”, afirmó el Gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, al señalar que su administración está enfocada en la estrategia de seguridad, y no en “dimes y diretes” con diputados.
El mandatario estatal reconoció que la entidad atraviesa una situación difícil, pero la estrategia y la coordinación entre los tres niveles de gobierno está funcionando, aseguró.
Indicó que pese a la complejidad del momento en materia de seguridad, según datos de la Federación, los índices de violencia se han reducido, aunque los números siguen siendo alarmantes porque ahora no se maquillan como el pasado.
En ese sentido, Blanco Bravo reiteró que está enfocado en cumplir la promesa que hizo de devolver la seguridad y la tranquilidad a los morelenses.
Por eso, dijo que decidió no desgastarse en “dimes y diretes” con los legisladores locales, respecto del paquete económico 2019, que les será devuelto con observaciones, aseveró.
Apuntó que -entre otras cosas-, los diputados lo acusan de querer hacer negocio con la basura, a través de la supuesta concesión directa del servicio en los municipios a una empresa privada, cuando la realidad es que se negó a firmar un contrato de concesión que le ofreció un ex diputado, cuando era presidente municipal.
“Lamentablemente así es la política, ahora quieren ponerme en contra de la sociedad”, dijo Blanco Bravo, cuando antes fueron aliados.

Recuerdos de campaña
El Gobernador recordó que en campaña algunos candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia” que estaban atrás, casi le arrancaban la playera para salir en la foto con él.
“Cuando estábamos en campaña juntos, había ahí algunos que casi me arrancaban la playera para estar, pero no pasa nada; ahora lo único que les digo es que nos pongamos a trabajar a favor de la ciudadanía y nada más”, dijo.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]