Moscú.-  Hace 20 años, la selección de Francia venció a Croacia en la semifinal de la Copa Mundial de 1998, pero el mediocampista croata Ivan Rakitic y sus compañeros descartan que el duelo del domingo sea una revancha.
Rakitic consideró que ya pasó mucho tiempo de ese partido, lo que le importa al cuadro “ajedrezado” actualmente es ganar y llevarse el trofeo a casa para enorgullecer a toda su nación.
“Solo tienes que mirar lo que está pasando en Croacia. Es increíble. No puedo describir con palabras, es impresionante. Esto no es solo de los 23 jugadores, son cuatro millones de personas. Somos muy afortunados, en cada partido sentimos esto”, apuntó al diario español “As”.
El futbolista es consciente de que el cuadro galo será un rival duro, tanto en defensa como en ataque; pero deberán concentrarse en hacer su partido e intentar ganarlo.
Sobre el silbante Néstor Pitana, quien pitará la final, el jugador del Barcelona lo calificó como un gran árbitro.
“Tuvimos suerte con él en el partido contra Dinamarca, tuvo una actitud fantástica con todos los jugadores. Es el partido más grande de su carrera y es muy importante tener un buen árbitro”, acotó.

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...